Buscar este blog

3 dic. 2012

"EL CÓMIC QUE LA REVISTA ALOYÓN NO SE ATREVIÓ A PUBLICAR"

Hola a todos:

Muchos de vosotros ya me conocéis y sabéis de mi colaboración con la revista cultural Aloyón, donde me encargaba de realizar el cómic de la última página en el que se venían tratando temas sociales corraleños como la invasión de los franceses, los carnavales, las bodas, la función, la Semana Santa y las jornadas medievales. Mucho antes había publicado ya un cómic -a modo de historia antigua- protagonizada por Don Quijote y Sancho Panza, en su transcurso por las tierras corraleñas. Hasta aquí todo bien. Es más, debo reconocer que mi experiencia con la revista ha sido más que gratificante.

Pero, agotados otros temas, quise dar una vuelta más de tuerca en mi labor como humorista gráfico y me atreví a tocar algo muy normal en un gremio como el mío: el tema de la política -lógicamente en este caso la política de Corral de Almaguer- utilizando la fina ironía y la crítica ácida en sus viñetas, pero desechando en todo momento cualquier insulto o alusión a las vidas privadas de los políticos -como no podía ser de otra manera- aunque sin dejar por ello de criticar con humor la labor política de TODOS los grupos que integran la Corporación Municipal, como personajes públicos que son sujetos a la crítica de sus conciudadanos de los que cobran sus salarios.

 ¡UHHHHH QUE MIEDOOOOOO!  -debieron pensar algunos- y con razón, pues sabemos que si hay dos cosas que no se pueden tocar hoy en día en nuestro pueblo (y digo hoy en día por que en tiempos pasados bien que se tocó y para mi gusto en demasía y en peores formas, pero eso es otra historia) son la política y la religión. Pues sí señores, después de haber avisado a los encargados de la revista de que iba a preparar un cómic con tema político, y contar con su pleno conocimiento y respaldo, cual fue mi sorpresa al comprobar que, al entregarlo, después de un mes echando horas de descanso para poder acabarlo a  tiempo, me encuentro con que el cómic que podéis ver aquí expuesto, les produce algún que otro escalofrío en el cuerpo y deciden que no puede tener cabida en su revista, pues para ellos era demasiado “atrevido" y su cometido es ni más ni menos que el de ser una revista informativa.

Imaginaros cual fue mi reacción ¿Pero... esto es una revista cultural  con ideas independientes tal como me la vendieron en su día? ¿Dónde está esa libertad de expresión que tiene que haber en este tipo de revistas? ¿Sabemos todos que estamos en el siglo XXI, donde la libertad de expresión está recogida y protegida por nuestra Constitución? ¿Tan peligroso ven que se haga este tipo de documentos gráficos, los cuales incluso gozan de exclusividad en revistas dedicadas a ello?

Ya se que no soy ningún humorista gráfico afamado, aunque intento hacer mis pinitos en ello y me intereso como ciudadano por este tipo de temas como posible reto laboral. Pero sepan que con documentos y trabajos de éste tipo se ganan la vida -y cobrando su merecido sueldo- en revistas, periódicos y páginas webs, muchos profesionales realizando un trabajo que está reconocido como tal.

Éste cómic ha nacido para ser visto, y como tal lo pensaba poner en mi blog personal, presentándolo como el cómic que la revista Aloyón no se atrevía a publicar.  Hubo incluso gente que se me ofreció rápidamente para ayudarme a mover por las redes sociales, donde, hoy por hoy, cabe todo tipo de documentos gráficos.

Es de suponer -quizás sea demasiado suponer- que todo forme parte de favoritismos, amiguismos y clientelismos hacia el Ayuntamiento, que parece haberse acostumbrado a la ausencia de crítica. Porque si no, es inconcebible que un cómic bastante ingenuo como éste, que sólo recoge la opinión general de la calle y aspira a que los propios personajes incluidos en él se echen unas risas al verse reflejados, se puedan escandalizar por cuatro viñetas gráficas con más o menos gracia, donde se cuenta con humor y sarcasmo algo tan cotidiano para nuestra vidas como es la situación política del momento. Y están en su derecho de no publicarlo, pero pensaba que colaboraba para una revista con una mentalidad más moderna y comprensiva. El error fue mío desde luego por haberlo creído y por haberme arriesgado a realizar. No de nadie más que quede claro. Sinceramente, pensaba que en nuestro pueblo habíamos avanzado más en mentalidad a la hora de asumir este tipo de documentos (se supone que es una Asociación Cultural) tomándolos como lo que son: es decir, simples viñetas más o menos graciosas sin ningún afán de maldad hacia nadie en concreto, donde mediante chistes irónicos y ácidos se hace repaso a la situación de nuestros gobernantes que, como personas públicas que son -vuelvo a insistir- creo que se encuentran obligadas a ser comprensivas y a aceptar las críticas procedentes de sus conciudadanos, que por otro lado no dejan de ser las que se comentan en los corrillos del día a día.

Y como en estas cosas nunca está de más dar ejemplo e intentar ver que se trata de HUMOR y sólo HUMOR, sin ninguna otra mala intención como pudieran querer ver algunos, me he permitido hacer una viñeta donde el protagonista soy yo (que nadie se piense que es cosa de ego, jajajaja) quizás debería haber empezado por ahí para que nadie se asustara de lo que son este tipo de documentos. La crítica sin maldad ni injuria es tan sana para nuestra sociedad, que como recogen los grandes pensadores y algunos padres de la Constitución, es un claro indicador del buen estado y salud de nuestra Democracia.

¡Ojalá todas las críticas vertidas hacia los políticos anteriores y a los que estén por venir sean tan ingenuas y divertidas!

Y ya no os canso más. Espero que disfrutéis del cómic y de paso, si tenéis un rato, me dejéis algún que otro comentario (debajo del cómic podéis encontrar el enlace) sobre lo aquí expuesto para saber un poco más de la opinión de la gente sobre este tema concreto.

Pues lo dicho, nada de asustarse ni echarse las manos a la cabeza ni que nadie se me enfade, que ya somos mayorcitos y adultos para escandalizarnos con algo tan cotidiano y habitual como es la crítica social y política.

"Perdamos de una vez el miedo a la libertad de expresión"
  
P.D. Supongo que si  hubiera continuado colaborando para la revista, el siguiente tema que quería reflejar sería la religión corraleña, y bufff anda que no se me ocurren cosas... pero me hubiera pasado tres cuartos de lo mismo. Aunque... como no me puedo estar callado, ni quedar quieto... puede que pronto os de una sorpresa, si veo que este tipo de cómic tiene bastante aceptación. 





A partir de aquí me permito hacer un desglose de los chistes para apreciarlo más y hacer hincapié en el apartado gráfico.










Y aquí la viñeta que he realizado para ponerme como ejemplo a la hora de intentar entender que no debería de haber miedo alguno ante estos documentos gráficos. Como veis, a estas señoras les tengo que dar más trabajo ya que su pensión no les llega, jajaja. Espero que os guste.